El Cóndor Andino

Una de las maravillas de vivir en Quito es la cercanía que tiene la ciudad a lugares naturales de gran importancia y diversidad. Poder dejar la ciudad atrás y encontrarse en cuestión de minutos con paisajes alto andinos y ver volar cóndores a pocos metros de distancia, es una oportunidad que no se debe dejar pasar!.

La Reserva Antisanilla está ubicada a 48 km de Quito, aproximadamente a una hora de viaje ocupa la parte contigua occidental de la Reserva Ecológica Antisana que forma parte del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador. Áreas de conservación privada como esta, representan remanentes de importantes ecosistemas andinos que se han perdido a lo largo del tiempo por actividades relacionadas a la agricultura, ganadería y urbanización. Estas áreas dependen en gran parte de la visita de turistas nacionales ya que con este aporte económico se mantienen actividades de monitoreo de especies y rehabilitación de hábitats.

La Reserva Antisanilla cuenta aproximadamente con 7.000 hectáreas de ecosistemas alto andinos en protección y es hogar de una de las más grandes poblaciones de Cóndor Andino, especie que se ha visto gravemente afectada en nuestro país con una población remanente de alrededor de 120 individuos. La reserva cuenta con un peñón natural que alcanza los 4.000 metros de altura en su parte más alta y forma una caída de roca de alrededor de 200 metros. Este lugar de percha, dormidero y anidación es perfecto para que los cóndores alcen su vuelo y puedan recorrer el territorio circundante.

Frente a este peñón existen varios miradores de avistamiento, en donde el visitante, con un par de binoculares, tendrá la oportunidad de observar a los cóndores y aprender más sobre cómo identificar a machos, hembras y juveniles, además de comprender su función en el ecosistema andino y las acciones que se toman para protegerlos.

Fuente: Elisa Arteaga

Comments are closed.
× ¿Cómo podemos ayudarte?